Lidera tu organización para servir al mundo de manera sostenible

Te ayudo a potenciar tu inteligencia sistémica y a liderar con consciencia, generando bienestar y efectividad.
jordi-chaqueta-blanca

El impacto de las paradojas en el éxito del liderazgo: Aprendizajes de un caso real de coaching sistémico.

Esta mañana, una de mis clientes compartió conmigo la retroalimentación que recibió de la vicepresidenta de su organización en Emiratos Árabes Unidos. Fue felicitada específicamente por abrazar las paradojas en su rol de líder, una hazaña que parecía imposible hace solo unas semanas. Mi clienta había sufrido con esto hace unos meses, pero a través de un proceso de coaching sistémico, trabajó en sus valores y cómo abrazar e integrar las paradojas que enfrentaba. Como puede apreciarse por la felicitación recibida, mi clienta ha prosperado claramente en muy poco tiempo, razón por la cual estoy animado a compartir esta publicación aquí y ahora.

Abrazar las paradojas en el lugar de trabajo se reconoce cada vez más como esencial para el éxito del liderazgo. Aquí hay cinco razones basadas en evidencia científica de por qué esto es importante:

1. Mejora la creatividad e innovación: Las investigaciones muestran que las personas que pueden sostener pensamientos paradójicos son mejores en la resolución de problemas y en el pensamiento creativo. Abrazar las paradojas permite a las personas pensar “fuera de la caja” y abordar los problemas desde múltiples perspectivas, crucial para la innovación en entornos organizacionales de rápido cambio como los de hoy día.

2. Mejora en la toma de decisiones: Equilibrar cualidades paradójicas, como ser disciplinado y relajado, puede llevar a una mejor toma de decisiones. Los líderes que pueden manejar este equilibrio tienen más probabilidades de considerar una gama más amplia de opciones y resultados, reduciendo el riesgo de decisiones extremas que podrían llevar a inestabilidad o inconsistencia dentro de la organización.

3. Mayor adaptabilidad y flexibilidad: La capacidad de abrazar y manejar las paradojas ayuda a las personas y organizaciones a adaptarse más rápidamente a las circunstancias cambiantes. Por ejemplo, ser vulnerable y fuerte puede ayudar a los líderes a mostrar empatía y resiliencia, fomentando una cultura que se ajusta rápidamente a nuevos desafíos y se recupera de los contratiempos.

4. Mayor compromiso y satisfacción de los empleados: Cuando los líderes demuestran cualidades como la honestidad y la amabilidad, crean un entorno de trabajo más transparente, confiable y de apoyo. Este enfoque puede aumentar el compromiso, la satisfacción y la lealtad de los empleados, que están vinculados a una mayor productividad y tasas de rotación reducidas.

5. Cultura organizacional equilibrada: Cultivar una cultura que valore cualidades paradójicas como ser exitoso y humilde puede llevar a un lugar de trabajo más equilibrado e inclusivo. Este entorno apoya tanto el crecimiento personal como profesional, alentando a los empleados a estar orgullosos de sus logros mientras permanecen con los pies en la tierra y enfocados en los objetivos colectivos.

Quizás te estés preguntando qué tienen que ver las paradojas con el pensamiento y la inteligencia sistémicas, así como con el proceso de coaching de mi cliente. La respuesta es que tienen mucho que ver. Esta perspectiva es crucial para fomentar la capacidad de abrazar las paradojas tanto en el lugar de trabajo como fuera del mismo. A continuación, muestro algunos ejemplos con relación a mi clienta:

1. Perspectiva holística: El pensamiento sistémico fomenta una visión holística del lugar de trabajo y sus desafíos, reconociendo que todas las partes de un sistema están interconectadas. Esta perspectiva lleva naturalmente a reconocer y manejar las paradojas. Por ejemplo, mi cliente equilibró con éxito la competencia con la colaboración, y la innovación con la estabilidad operativa, viendo estos aspectos como componentes interdependientes de un único sistema. Este enfoque holístico no solo resolvió conflictos, sino que también mejoró la coherencia organizacional.

2. Comprensión de la complejidad y la dinámica: El pensamiento sistémico implica comprender la naturaleza dinámica de los sistemas, donde los cambios en un área pueden afectar a muchos otros. Este entendimiento ayuda a reconocer que las paradojas a menudo surgen de condiciones complejas y cambiantes, y que abrazar estas paradojas puede llevar a soluciones más efectivas. Por ejemplo, mi cliente aprendió a ser disciplinada y relajada al mismo tiempo, dándose cuenta de que estos rasgos no son contradictorios dentro del sistema dinámico de su lugar de trabajo. Esta flexibilidad le ha permitido maximizar el rendimiento y responder de manera adaptativa a diversas demandas.

3. Bucles de retroalimentación y adaptación: La inteligencia sistémica incluye la capacidad de identificar y utilizar bucles de retroalimentación, entendiendo cómo las acciones resultan en reacciones dentro de un sistema. Esta capacidad es crucial para manejar las paradojas porque permite a los líderes y equipos adaptar sus estrategias dinámicamente. Por ejemplo, mi cliente utiliza efectivamente los bucles de retroalimentación para evaluar cuándo es necesario equilibrar el enfoque en el éxito con la humildad para mantener la moral y la cooperación del equipo, mejorando tanto la productividad como la armonía en el lugar de trabajo.

4. Aprovechando puntos de vista diversos: El pensamiento sistémico valora las participaciones y puntos de vista diversos para generar soluciones integrales a los problemas. Este enfoque acomoda naturalmente el pensamiento paradójico al valorar diferentes perspectivas, a menudo conflictivas, y sintetizándolas en una estrategia coherente. Por ejemplo, como señaló su vicepresidenta, mi clienta aprovechó con éxito tanto la vulnerabilidad como la fuerza, creando un clima organizacional más inclusivo y de apoyo. Esta diversidad estratégica ha llevado a la resolución innovadora de problemas y a una mayor cohesión del equipo.

5. Resiliencia ante contradicciones: La inteligencia sistémica ayuda a individuos y organizaciones a desarrollar resiliencia frente a contradicciones y tensiones. Al entender que estas contradicciones son a menudo una parte natural de las interacciones sistémicas, mi clienta estaba mejor equipada para enfrentarlas constructivamente en lugar de verlas como obstáculos. Este enfoque ha minimizado el desperdicio de recursos y maximizado el disfrute y la satisfacción al superar desafíos, ilustrando los beneficios de una mentalidad resiliente al navegar las complejidades de los entornos organizacionales modernos.

Quizás ahora, la pregunta que queda por responder es cómo podemos mejorar nuestra capacidad para abrazar las paradojas. Me complace compartir algunos métodos basados en evidencia científica para desarrollar esta capacidad:

1. Cultivar la inteligencia emocional: La inteligencia emocional, particularmente los componentes de autoconciencia y empatía, puede ayudar a navegar el terreno emocional de las paradojas. Comprender y manejar las propias emociones, así como empatizar con los demás, son cruciales al enfrentar demandas o perspectivas contradictorias.

2. Practicar un liderazgo reflexivo: Prácticas reflexivas como la escritura en un diario, la atención plena (mindfulness) y la reflexión estructurada sobre decisiones pasadas pueden mejorar la capacidad de los líderes para percibir y pensar en términos de sistemas, viendo más allá de soluciones inmediatas y obvias para entender relaciones y contradicciones más profundas.

3. Participar en la planificación de escenarios: Esta estrategia implica pensar en varias posibilidades futuras, incluidas las conflictivas, para prepararse mejor para cambios inesperados. La planificación de escenarios ayuda a entender cómo diferentes estrategias, a veces opuestas, podrían interactuar y llevar a diferentes resultados.

4. Fomentar equipos y puntos de vista diversos: Al buscar activamente e integrar puntos de vista diversos, organizaciones e individuos pueden navegar mejor las paradojas. La diversidad en los equipos lleva a una gama más rica de ideas, lo que ayuda a sintetizar elementos contradictorios en una estrategia coherente.
Y por supuesto, uno de mis favoritos, que comparto sistemáticamente con mis clientes, es:

5. Utilizar el pensamiento sistémico: La formación en pensamiento sistémico puede mejorar la capacidad de ver cómo diferentes partes de un sistema se interrelacionan y cómo las intervenciones en una parte del sistema pueden producir resultados en otra. Este entendimiento es clave para gestionar las complejidades inherentes a las paradojas.

Así pues, si eres consciente de cómo las paradojas te desafían e impactan tus sentimientos, pensamientos y comportamientos, espero que esta publicación y las estrategias compartidas despierten tu interés y curiosidad por abrazarlas y superarlas. ¡Buena suerte en tu empeño! Como puedes ver por la experiencia de mi cliente esta mañana, realmente vale la pena.

#Paradojas #DesarrolloDeLiderazgo #CoachingSistémico #ÉxitoEnElLiderazgo #AbrazarParadojas #LiderazgoInnovador #CoachingEjecutivo #CrecimientoOrganizacional #TransformaciónEmpresarial #InsightsDeCoaching #PensamientoSistémico #InteligenciaSistémica #EstrategiasDeLiderazgo #CrecimientoProfesional

Sígueme en las redes sociales

¡Ebook GRATIS!

Aprender a liderar tu organización para servir al mundo de manera sostenible

categorías

Artículos relacionados

Deja un comentario

Share via
Copy link
Powered by Social Snap